Remothered: Tormented Fathers – Análisis (Switch)

En los años 90 un nuevo género llegó a nuestras consolas. Sus máximos referentes fueron Resident Evil y Silent Hill. En una época en la que dominaban los juegos de plataformas o de aventuras más clásicos, este nuevo género, al que se le dio el nombre de Survival Horror, fue abriéndose paso poco a poco y en la época de la primera Playstation y en la de Playstation 2 alcanzó unos niveles de popularidad altísimos. Esos primeros survivals, en los que primaba el sigilo, y un tipo de terror más psicológico no tardaron mucho en evolucionar hacia otro estilo de juego. Mantenían el nombre de la saga con la que habían adquirido la fama, y a pesar de seguir siendo considerados survival horrors, realmente pasaron a ser juegos de aventuras con toques de terror.

Este mismo año con el remake de Resident Evil 2, los survival horror han vuelto a adquirir protagonismo aunque su ausencia en Nintendo Switch, dejaba a la híbrida de Nintendo algo huérfana de este género. Por ello la llegada de Remothered: Tormented Fathers supone una gran noticia para los amantes del género, ya que el juego del que hoy tratamos es un claro homenaje a estos primeros juegos del género.

Los usuarios de Switch reciben este Remothered algo más de un año después de su lanzamiento en PS4, Xbox One y PC. Los italianos de Storming Games con el guion de Chris Darril han sido los encargados de realizar un juego que a pesar de ser un título independiente, una vez que nos introducimos en su mundo, nos da la sensación de estar ante una gran producción debido al gran trabajo realizado en la gran mayoría de sus facetas.

Una de las mejores bazas de Remothered: Tormented Fathers es su historia. En ella, tomamos el papel de Rosemary Reed, una doctora que se dirige a una mansión en la que habita Richard Felton. Felton, un ex paciente de la clínica en la que trabaja la doctora Reed, abandonó el tratamiento al que estaba siendo sometido, y la doctora le visita con la intención de esclarecer el porqué de ese abandono. A pesar de las reticencias iniciales del sr. Felton, hasta que no le preguntamos por su hija desaparecida no tenemos excesivos problemas, pero una vez le mencionamos el nombre de la desaparecida, Felton se altera, y de no muy buenas maneras le dice a Gloria, su enfermera particular, que nos acompañe a la salida, y nos invita a no volver.

Esta introducción nos es mostrada a base de escenas cinemáticas que lucen a un nivel gráfico destacable, tanto en modo portátil, como con la consola en el dock, y no hacen otra cosa más que sorprendernos del alto nivel que pueden alcanzar determinados títulos independientes.

Retomando donde lo dejábamos, como se puede imaginar, la doctora Reed, no iba a aceptar la invitación de no volver a la mansión Felton, y busca la manera de colarse, siendo ahí donde empieza nuestra aventura, que nos va a llevar, dependiendo de nuestro ritmo de juego, un máximo de 6 horas, si nos dedicamos a investigar todo lo que encontremos a nuestro alrededor.

Desde que nos colamos en su casa, Richard Felton nos persigue durante todo el juego, un poco al estilo Alien Isolation, y mientras buscamos como huir de la mansión vamos poco a poco desentrañando el misterio que rodea a su familia. Cualquier ruido que hagamos le atrae hacia nosotros, así que el sigilo es fundamental. Aunque el bueno de Richard no para de hablar o canturrear durante todo momento, con lo que podemos hacernos una idea de si esta cerca o lejos de nuestra posición. Pese a todo la mayor parte del juego lo pasamos en cuclillas avanzando muy despacio, ya que los zapatos de tacón con los que la doctora Reed acude a esta visita no parecen ser la mejor opción para allanar una antigua mansión con los suelos de madera.

La mansión Felton donde se desarrolla todo el juego es un enorme laberinto, con una decoración bastante tétrica, y sin apenas luz, ya que todas las ventanas están cerradas, con grandes cortinones, y apenas encontramos lámparas o candelabros en nuestro recorrido. Todo ello logra el objetivo de que vivamos todo el juego con una enorme tensión, sin saber que encontraremos detrás de cada puerta o en cada nuevo pasillo o planta que recorramos. Además para intensificar esa angustia, una decisión que no es habitual, pero que para este tipo de juegos parece un gran acierto, es que no tenemos mapa en ningún momento, ni jugando ni en los menús de pausa, por lo que en los primeros compases del juego nos encontramos bastante desubicados.

Otra buena decisión es no mostrar apenas nada en pantalla, solo vemos los 2 tipos de objetos que podemos llevar equipados, y el resto de pantalla limpia, ya que en esta tenebrosa mansión nos va a hacer falta agudizar la vista lo máximo posible. Para ayudarnos en esto disponemos de una pequeña linterna que nos viene muy bien cuando se va la luz de la mansión, pero que facilita que se nos descubra.

Los dos tipos de objetos a los que hacía referencia son los llamados de defensa, que como su nombre indica usamos para defendernos en caso de que Felton nos atrape, generalmente suele ser una aguja, cuchillo o tijeras que clavarle para que nos suelte, y salir huyendo; y los otros son objetos de distracción como muñecas, cajas de música,… con los que llamamos su atención a un punto en concreto y poder acceder a la zona de la mansión que nos corresponda en ese momento.

Además tenemos un tercer tipo de objeto, los objetos clave que son con los que vamos a ir avanzando, ya que son los objetos que debemos de usar pasar resolver los puzles que se nos proponen. Estos puzles distan mucho de ser complicados y no suponen ninguna innovación, pero tampoco es algo que se le puede exigir a un título de estas características, y es de agradecer que se hayan molestado en que no se hagan repetitivos, aunque tampoco nos hacen perder tiempo  buscando la solución, ya que si disponemos en nuestro inventario del objeto necesario, nos insinúan que lo utilicemos. Por todo ello la mayor dificultad a la hora de resolver dichos puzles reside en mantener la calma a la hora de elegir el objeto, mientras escuchamos a nuestro perseguidor en la habitación de al lado cantando y notando sus pasos cada vez más cerca, lo que puede llevar a que nos aceleremos, metiendo algo más de ruido del recomendado, y que delatemos cual es nuestra posición. En el caso que esto ocurra y seamos descubierta, además de salir corriendo, tenemos la posibilidad de escondernos debajo de algunos sillones, o dentro de armarios, aunque será necesario que haya conseguido salir del campo de visión de nuestro perseguidor. Si este pasa por delante nuestro y se queda allí delante quieto, notamos como nos sube el ritmo cardiaco, nos cuesta respirar y aparece una mezcla de minijuego y Quick Time Event, en el que debemos mantener un punto dentro de una circunferencia, y cuanto más avanzamos en la historia más complicado resulta, ya que el punto se mueve cada vez con más violencia.

Para rematar la jugabilidad y terminar de crear una atmósfera de tensión e intriga, que va en ascenso durante toda la partida debido a interesante historia y algunos giros de guion inesperados y muy logrados, el sistema de guardado ayuda, porque aunque no aporta nada nuevo, destaca porque en toda la mansión apenas encontramos puntos de guardado, y cada vez que queremos guardar la partida tenemos que cruzar media mansión con el riesgo, casi certeza, de cruzarnos con nuestro perseguidor.

Todo el conjunto hace de Remothered: Tormented Fathers un más digno Survival Horror, que nos retrotrae a los inicios del género, y nos mantiene en tensión mientras jugamos, y mucho más si lo hacemos en modo portátil,y a oscuras.

Uno de los pocos problemas que he encontrado en el juego ha sido con la IA de nuestro perseguidor. En algunas habitaciones donde coincidimos, basta con agacharnos detrás de una mesa de comedor o de un solitario sofá, e ir dando vueltas y a pesar de que nos ha visto entrar en la habitación, no es capaz de vernos y abandona la búsqueda. También alguna animación, principalmente de la protagonista, que parece flotar por el suelo sin que a ella se le vea la sombra, y a la hora de correr determinados problemas de físicas a la hora de girar, chirrían un poco, aunque sin llegar a estropear la experiencia.

El apartado artístico se centra en la mansión, y como hemos comentado, dispone de una tétrica decoración acorde con el tipo de juego que es. Aunque la mayoría de pasillos son iguales con el mismo tipo de armarios, mesillas y demás mobiliario, los distintos tipo de habitaciones ya sea comedor, baños o incluso un trastero están perfectamente recreadas y según abrimos un pelín la puerta ya sabemos dónde nos encontramos.

El diseño de personajes no destaca para lo bueno ni para lo malo, y a pesar de poder contarlos con los dedos de una mano, solamente Richard Felton llama la atención por su peculiar indumentaria mientras deambula por la casa buscándonos.

El apartado gráfico que lucía genial en PS4, XBOX One y PC, en Switch se ve mermado, aunque teniendo en cuenta la naturaleza indie del título, no es para nada criticable. Si bien es verdad que en el modo portátil flaquea algo, y se ve algo más oscuro a la luz del día para así compensar la bajada de calidad que siempre acompaña al pasar del dock al modo portátil. Pese a todo las escenas cinemáticas muestran una más que aceptable calidad y teniendo en cuenta la ambientación del título los gráficos ayudan a darle ese toque que busca el juego. Aunque esa oscuridad que mencionábamos anteriormente nos penaliza en determinadas situaciones e invita a jugar totalmente a oscuras en modo portátil, con la consola en el dock no influye de manera negativa en nuestra partida, ya que esta oscuridad se mitiga bastante, y el juego obtiene un color grisáceo predominante que no supone ningún esfuerzo para la vista. En su haber cuenta con la iluminación muy bien lograda cuando encendemos nuestra linterna, logrando además de esa buena iluminación unas sombras muy conseguidas también.

Para redondear el conjunto, tenemos una banda sonora, que sin ser de lás mejores que podemos escuchar, aporta al juego todo lo necesario para ponernos los pelos de punta, y gestiona de manera perfecta las subidas y bajadas de volumen, a medida que se acerca o aleja nuestro enemigo. Nobuko Toda, que tomo parte en varios Metal Gear es el más reconocido entre los colaboradores en la creación de esta banda sonora. El doblaje, aunque no esta en castellano, sí los subtítulos, también es un pasito más en crear la terrorífica atmosfera de la que hablamos. Felton repite continuamente varias frases, que se entienden perfectamente, y el angustioso respirar de la doctora Reed cuando se nota en peligro hace que vivamos en una tensión constante. La mejor manera de disfrutarlo sin duda llega con cascos. Con ellos puestos y la luces apagadas no serán pocas las veces que inconscientemente miraremos hacia atrás, estemos donde estemos.

En resumen, Remothered: Tormented Fathers es un Survival Horror clásico, que nos devuelve a los inicios del género, en los que la exploración, el sigilo, y el esconderse evitando el enfrentamiento con nuestros enemigos eran las principales señas de identidad de los Survival, nada que ver con lo que hoy en día estamos acostumbrados.

Además de todo esto, posee una historia que engancha, y que posee algún giro de guión sorprendente, que no se ve venir por mucho que a estas alturas estemos hayamos visto ya de todo. Todos y cada uno de los apartados del juego ponen su granito de arena para crear una atmosfera de tensión e intriga que logra abstraernos de lo que tenemos alrededor, y a pesar de llegar a Switch con más de un año de retraso que al resto de plataformas, y no aportar ninguna novedad, la necesidad de juegos del género es la hibrida de Nintendo, y el poder jugar a un juego de terror en modo portátil creándonos nuestra propia atmósfera hacen de Remothered un juego que merece mucho la pena y que nos deja con ganas de más.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…