Pokémon Sword & Shield – Análisis

Estamos terminando el 2019 y como nos ha acostumbrado Gamefreak durante todos estos años, una vez más noviembre es sinónimo de Pokémon. Han pasado más de 20 años desde el lanzamiento de los primeros juegos de una de las franquicias más importantes de la industria de los videojuegos y el entretenimiento en el mundo entero. Muchos han sido los títulos que han transitado las distintas consolas de Nintendo y muchas han sido sus formas, juegos nuevos, remakes, spin offs, free to play, sólo por mencionar algunas.

En esta oportunidad nos toca el turno de juegos nuevos: Pokémon Sword y Pokémon Shield. Y con tan vasta trayectoria y títulos en su haber, los desarrolladores apuestan a mantener el encanto de las primeras entregas, pero a su vez tratando de atraer nuevos jugadores, con la implementación de ideas nuevas y cambios que ayuden a mejorar la jugabilidad, pero sin dejar de lado su factor más importante: la nostalgia. ¿Lograrán atraparnos a todos?

Localizados en la nueva región de Galar, inspirada en el Reino Unido con sus grandes campos, su infraestructura, su cultura fashionista, sus contribuciones a la música y por supuesto, sus grandes estadios y su amor por el fútbol, Pokémon Sword y Pokémon Shield nos sumergen nuevamente en este universo de fantasía. Se nos presenta al protagonista que, junto a su amigo/rival llamado Hop o Paul, dependiendo de la versión, decide intentar convertirse en el mejor entrenador Pokemon y así seguir los pasos de su ídolo, el Campeón Galar llamado Leon o Lionel. Para ayudarnos en nuestra tarea, deberemos elegir a nuestro aliado Pokemon entre uno de los tres iniciales. 

  • Grookey, un monito con cara simpática que es tipo planta
  • Scorbunny, un conejo hiperactivo tipo fuego
  • Sobble, una especie de camaleón medio llorón que representa a los tipo agua.

Pero estos son sólo 3 de los 400 Pokémon que trae la región, algunos conocidos otros por conocer y siguiendo la tradición que instauraron las entregas anteriores algunos con sus formas alternativas locales llamadas formas Galar. Estas formas de Pokémon son una especie de versión actualizada en apariencia y habilidades respecto a sus formas originales vistas en juegos previos y relacionadas con la locación.

Si bien la historia no es la más original la realidad es que está bien, fin. Para los que jugaron entregas anteriores, los esquemas les van a resultar familiares, teniendo que combatir líderes de gimnasios, avanzando y luchando esta vez contra los malos de turno, el nuevo Team Yell (una especie de Hooligans) y con algunos predecibles giros argumentales. En ciertos momentos, algunos personajes arquetípicos y lineales se convierten en una molestia, al igual que ciertos rellenos en la trama con el objetivo de extender un poco más su duración pueden llegar a aburrir un poco.

A la larga la historia termina pasando a un segundo plano, puesto que Pokémon Sword y Pokémon Shield destacan en lo principal: son juegos divertidos. Y su entretenimiento radica en el mismo concepto de hace 23 años de querer atraparlos a todos. Ya desde un principio la variedad de Pokémon que aparecen en las primeras zonas es muy abundante. Y no sólo eso, sino que para acompañarnos en esta travesía, muchos de los cambios que han hecho los desarrolladores contribuyen al bienestar del jugador mientras intentamos cumplir nuestro objetivo.

Cambios como los que hemos visto en los juegos Let’s Go Pikachu y Let’s Go Eevee han vuelto, donde podemos ver a las criaturas corriendo por los pastos altos o los caminos, dándonos la opción de atraparlos o seguir de largo. Pero esta vez con un guiño a los jugadores que prefieren los encuentros random; si uno pasa por la hierba puede aparecer un signo de exclamación indicando que ahí se encuentra un Pokemon escondido, por lo cual debemos pelear para averiguar cuál es.

Este tipo de mejoras son las que abundan y que hacen que el juego sea mucho más fluido y entretenido. También hay incontables mejoras para los más experimentados, como por ejemplo la posibilidad de cambiar la naturaleza y los atributos de los Pokémon de una forma sencilla y simple, así como sus movimientos y ataques. Y son esos cambios los que hacen que el juego sea mucho más accesible y equilibrado para todos, lo que se traduce en diversión pura.

Una de las principales novedades que trae un cambio significativo en esta entrega es el Área Silvestre. Es una inmensa zona donde el juego intenta sumergirnos en un mundo abierto. Es un lugar donde los bichos se encuentran por todos lados y en grandes cantidades, con clima cambiante, donde encontramos también algunos Pokémon que no pueden ser capturados en otras zonas. Pero más que una sensación de exploración y mundo abierto parecería ser un gran lugar para atrapar Pokémon  sin mucho para descubrir. En esta zona podemos hacer las incursiones, que es el nuevo componente multiplayer cooperativo local y online para estas entregas, donde pueden colaborar hasta 4 jugadores que se turnan para combatir un Pokémon gigante y tener la posibilidad de atraparlo, y también obtener recompensas muy útiles para utilizar en el juego. Y es en esta área principalmente en donde reside la rejugabilidad y post game dirigido a tratar de completar el Pokedex y cumplir el objetivo de atraparlos a todos. También, al igual que las anteriores entregas, contamos con la posibilidad de realizar combates online, inclusive con amigos.

Como otra novedad tenemos el efecto Dynamax, que nos da la posibilidad de hacer crecer a nivel Godzila a un Pokémon que elijamos de nuestro equipo en el medio de una batalla, lo que hace que el combate se vuelva épico. Incluso algunos Pokémon (sólo algunos), y cumpliendo ciertos requisitos, pueden adoptar otra apariencia distinta, la cual han llamado Gigamax. Y a su vez ambas versiones tienen sus limitaciones (en modo historia sólo se puede en los gimnasios, una vez por batalla, sólo por tres turnos), lo que hace que esos momentos sean únicos y uno esté deseoso de poder usarlo sin caer en lo reiterativo, como pasaba con sus equivalentes Movimientos Z y Megaevoluciones de entregas anteriores.

Lamentablemente, a su vez ese efecto tan espectacular y cinemático de las peleas en estadios enormes con toda una hinchada gritando, se ve opacado por la falta de voice acting (doblaje de voces). Se puede ver a los personajes así como a los presentadores moviendo sus bocas sin emitir sonido, sólo hablando por texto, lo que hace que esa emoción descontrolada se contenga y que concluyamos que la decisión de no contratar actores de voz para los personajes sea más que cuestionable.

Y eso es lo recurrente con Pokémon Sword y Pokémon Shield abunda la sensación de que algo faltó. Muchas ideas son excelentes, que al llevarlas a cabo hacen que el juego sea divertido y llamativo, pero que no nos termina de cerrar del todo. Y es en esas falencias, sumadas a los problemas en la presentación de los juegos y el apartado técnico, es en donde los más fanáticos (y no tanto) de la saga encontraron sus críticas más fuertes. Mucho se ha hablado durante los últimos meses acerca del apartado gráfico mostrado en los trailers. Los juegos tienen un diseño y una estética muy bella y acorde a la franquicia pero en cuanto a lo técnico falla en muchos aspectos.

Tenemos los tan famosos árboles con sus polémicas texturas, dientes de sierra que se ven muy a menudo, por momentos en las peleas la imagen se espeja por una milésima de segundo, mensajes de error y cierre del juego, caídas de fps en determinadas zonas (especialmente el Área Silvestre con la bicicleta). Y a eso se le suma la queja generalizada por la decisión de no incluir un Pokedex Nacional (es decir, la programación de los 890 pokemon que existen a la fecha y la posibilidad de transferirlos de otros juegos) algo que muchos no lo sienten necesario puesto que 400 ya es un número abrumador para atraparlos a todos. Pero ese es el punto que se cuestionan los más fanáticos de la franquicia ¿El objetivo es atraparlos a todos o al final es atrapar sólo algunos?

En conclusión, Pokémon Sword y Pokémon Shield los nuevos juegos de la franquicia vienen a dividir una vez más a los jugadores. Pero esta vez la división no se da entre los que eligen una versión por sobre la otra, sino qué es lo que uno espera de un juego. Este año los jugadores se agrupan entre quienes eligen diversión por sobre los problemas técnicos y los que no pueden hacerlos a un lado. Pero sin duda los que decidan darles una oportunidad se van a divertir, y mucho.

El juego esta disponible en la Store de Argentina:

https://store.nintendo.com.ar/pokemontm-sword
https://store.nintendo.com.ar/pokemontm-shield

Análisis
  • Pokémon Sword y Pokémon Shield
    RecomendableVeredicto

    Pokémon Sword y Pokémon Shield, los nuevos juegos de la franquicia vienen a dividir una vez más a los jugadores. Pero esta vez la división no se da entre los que eligen una versión por sobre la otra, sino qué es lo que uno espera de un juego. Este año los jugadores se agrupan entre quienes eligen diversión por sobre los problemas técnicos y los que no pueden hacerlos a un lado. Pero sin duda los que decidan darles una oportunidad se van a divertir, y mucho.

    Lo bueno y lo malo
      • Lo bueno
        • Buen balance entre ideas nuevas y componentes clásicos de la saga
        • Cambios en mecánicas clásicas que generan mayor fluidez, simpleza y beneficia la jugabilidad sin perder la esencia clásica
        • Juegos muy divertidos, con gran contenido y muchas opciones para jugar durante largas horas
      • Lo malo
        • La historia es poco original y por momentos algo aburrida
        • Muchas ideas nuevas se deslucen por problemas en la implementación
        • Apartado técnico y nivel gráfico poco pulido
    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…