Super Smash Bros. Ultimate – Análisis

Sobre Super Smash Bros. Ultimate – Análisis

Vamos a ser honestos. Super Smash Bros. se volvió en una de las franquicias que más emocionan a los jugadores independientemente de qué géneros prefieran, qué franquicias jueguen y hasta qué empresa elijan. Desde que empezaron a incorporar personajes ajenos a Nintendo, cada anuncio generó movimiento que pocos hechos de la industria hicieron. En su momento, Sonic y Snake rompieron internet cuando se sumaron a Brawl, hecho que fue superado con la inclusión de Cloud para la versión de Wii U y 3DS. Ahora, con Switch llegando al año y medio de vida, Super Smash Bros. regresó en una “nueva” entrega con Ultimate, y parece que es la edición definitiva.

La frase con la que llegó fue “Everyone is here!”, lo que se traduce a “todos están aquí”, haciendo referencia a que todos los personajes que alguna vez estuvieron en algún Smash estarían de regreso. El roster de Smash 64, Melee, Brawl y Wii U/3DS se fusionaron y como si fuera poco también hay varias caras nuevas. De esta manera, la cantidad de luchadores llega a los 74, un número increíble. Con los 6 DLCs confirmados -entre ellos Piranha Plant y Joker de Persona 5- se alcanza el bonito número 80. Mario, Sonic, Mega Man, Pac-Man, Ryu, Cloud, Snake y Simon Belmont, por más extraño que sea, pueden compartir una pelea en una misma pantalla, algo que hace años solo podía soñarse. Definitivamente, Ultimate es el cross-over más grande que existe.

No lo vamos a esconder: algunos luchadores son casi idénticos. Por un lado están los Echo Fighters, personajes que son idénticos a otros con leves diferencias. Por ejemplo, Ken es el Echo de Ryu, y Lucina es el Echo de Marth. Por otro, hay varios muy parecidos. Link, Young Link y Toon Link no están clasificados como Echo, pero los tres son muy, pero muy parecidos. En total, creo que 11 personajes son simples clones o semiclones de otros, lo que dejaría a 63 personajes únicos, un número que sigue siendo hermoso y que asegura que cualquier jugador pueda encontrar su propio estilo.

En lo que se refiere a gameplay, Smash Bros. siempre me pareció la definición exacta de diversión. Hay tantas maneras diferentes de jugarlo, con amigos o contra CPUs, que es imposible que no le guste a alguien. De 2 hasta 8 jugadores pueden jugar en más de 100 escenarios diferentes. Hay power-ups, objetos que tienen diferentes efectos (el hongo de Mario hace más grande al personaje que lo agarra, pokeballs con distintas criaturas en su interior), muchísimos estados y condiciones distintas y más. Como juego de pelea no es para nada tradicional, sino que tiene su propio estilo. El movimiento es en dos dimensiones, pero hay plataformas, muchos saltos, movimientos completamente diferentes en el aire y en tierra, etc.  Puede jugarse en escenarios simples y sin objetos para hacerlo más “serio” y sin mucho azar, o también en escenarios locos con todo los objetos para que haya caos por todos lados. Repito, es la definición exacta de diversión. Vengo siguiendo la saga desde el primer juego y nunca es mal momento para no jugar unas peleas.

Con respecto al single player y muy a mi pesar, es el más flojo de todos. No exagero si digo que se siente todo hecho a las apuradas, muy así nomas. Para empezar, eliminaron los trofeos al 100% porque, según el director del juego, “tomaban mucho tiempo de desarrollar”, como si fuese un buen argumento. Para el que no sabe, los trofeos están presentes desde el primer Smash (Bah, con ese nombre desde Melee), y son estatuillas cuidadosamente modeladas de varios personajes/objetos que se ven acompañados de una breve descripción en la que describen de dónde salieron, su propósito, etc. Podían encontrarse aquellas de personajes principales, como Mario, hasta de personajes completamente secundarios como Beat, el pájaro robot de Mega Man. Siempre fue divertido conseguirlas, siempre había un motivo para emocionarse jugando los modos single player. Ahora, en toda honestidad, ya no es divertido.

El sistema de trofeos fue reemplazado por los Spirits, que son ilustraciones extraídas de juegos de todas las franquicias que forman parte de Smash Bros. Dependiendo de los gustos de cada uno esto puede ser mejor o peor, pero todo cambia cuando las descripciones que tenían los trofeos no pueden encontrarse por ningún lado. Encontrar un Spirit no significa más que un dibujo (y una habilidad, que luego voy a explicar) porque no agregan nada más. Se siente como que literalmente agarraron un conjunto de imágenes y las tiraron así nomas para que haya algo para coleccionar.

El modo principal para disfrutar en solitario es World of Light, un modo aventura. En el recorremos varios mapas vía caminos con “casilleros” y misiones por doquier. La “historia” trata de que nuestros héroes fueron tomados prisioneros por Galeem, el guardián de la luz, y junto a ellos también cayeron todos los seres del universo. Sí, así de crudo. Todos menos Kirby, que logró escapar a tiempo y ahora tiene el deber de salvarlos. Dejando a los luchadores de lado, todos los demás seres son lo que mencioné arriba, Spirits, y están siendo utilizados por Galeem para darles poder a sus creaciones.

Entonces, es el trabajo de Kirby de liberar a los Spirits y al resto de los personajes combatiendo. ¿Cómo los libera? Cada spirit cuenta con sus propias condiciones en luchas individuales. En la pelea contra el spirit de Roll Casket, de Mega Man Legends, hay que pelear contra Diddy Kong -que vendría a representar a Data, el compañero de Roll en el juego- y una Villager con ropa roja. El Spirit de Guts Man, de Mega Man, involucra en pelear contra un Mega Man que solo usa agarres -la habilidad que Guts Man le da cuando lo vence en el Mega Man original-. Una vez que se obtiene la victoria, el Spirit pasa a ser liberado para usarlo a favor del jugador, que generalmente resulta en pequeños buffs como más defensa, empezar con stats elevadas o items, etc. Así, con pequeñas referencias y guiños, es conformado el modo aventura y todas las misiones de los Spirits en general.  En puntos muy específicos hay jefes únicos increíbles, pero lamentablemente no son muchos. Dejando eso de lado, y alguna que otra sorpresa con los mundos presentes, World of Light no tiene mucho más. Algunas peleas tienen condiciones raras, por ejemplo, que el piso sea lava. Para eso hay que esperar a conseguir un Spirit que te vuelva inmune a la lava y listo.

Diría que las primeras 5-6 horas son divertidas. Está bueno ver qué personajes aparecen, qué hace cada Spirit, etc, pero después se vuelve cada vez más aburrido. La gracia de las misiones se pierde rápido, el avance es lento y tedioso, y el mapa no sorprende tanto como debería, lo que veo en puro potencial desaprovechado. Estuve 23 horas para ganarlo al 100% y realmente se sintió más como un modo armado a las apuradas, con poco presupuesto y sin mucho pensamiento. Nada, pero NADA QUE VER a lo que fue el Subspace Emissary del Brawl, que fue lo que todos esperábamos en un principio. Tampoco hay cutscenes más allá del opening y el ending, lo que me desilusionó bastante. Lo único que esperaba con tantos personajes era ver cómo con tantas caras conocidas hacían algo épico, pero no, no lo hicieron. Poner cutscenes y una historia mínima hubiese sido el incentivo necesario para que me quede motivado mientras lo jugaba, pero no fue el caso. Una lástima.

Los otros modos para un jugador, que son bastante fáciles de hacer, también llegaron en una versión notablemente más pobre, para nada comparable a las de Smash 4 y Brawl. Además, sacaron los modos Smash Run, Smash Tour, y cualquier tipo de minijuego adicional como el Home Run Contest. El Classic Mode es mucho más fácil y corto, y el All Star directamente ya no es lo mismo de antes. Decisiones raras sí las hay. Al menos agregaron peleas 3v3 o 5v5 sin tener pantallas de carga ni tiempo de espera en el medio, lo que es bastante divertido. Algo que sí agregaron a mansalva fueron escenarios y temas musicales. Hay más de 100 escenarios. Muy poco son nuevos, creo que 4 o 5. Lo que hicieron fue “remasterizar” varios de otras entregas de Smash, que es una muy buena idea. No están todos, pero sí hay más del 90%. Canciones hay más de 800, y ahí no hay nada que criticar. La rompieron. Tema que querés, tema que encontrás. Muchos temas originales, muchos remixes nuevos y viejos, increíble.

Los modos online y entrenamiento SÍ vieron un upgrade decente. En el entrenamiento ahora están todas las opciones que un training room tiene que tener, y el online tiene muchos más parámetros búsqueda que antes. Incluso hay “salas” separadas para aquellos que consiguieron una alta cantidad de puntos con un personaje, lo que prácticamente asegura -o al menos intenta- que el nivel de habilidad entre los jugadores no sea muy distinto. Hablando de esto, de más está decir que este Smash es igual de competitivo que todos los demás.

Gráficamente, el juego es  muy parecido a Smash 4. En algunos casos -texturas e iluminación- se ve mejor, en otros -sombras y framerate- peor. El juego corre a 60 fps casi siempre. Cuando, específicamente, hay muchos Ice Climbers en pantalla, algunos escenarios bajan los frames , pero nada más allá de eso. De todos modos, muchas animaciones y modelos son los mismos, lo que llevó a mucha gente a verlo como una versión Deluxe del de Wii U. Yo diría que es un poco más que una versión Deluxe, pero que tampoco llega a ser el “Smash 5”. Hay mecánicas y personajes nuevos, la velocidad de combate es otra y no se puede jugar de la misma manera a ambos, que está muy bien y es esencial para decir que es un Smash completamente nuevo, pero a nivel desarrollo eso no es verdad, es un Smash 4 y le cambiaron algunas (varias) cosas como para que parezca distinto, pero al final del día sigue teniendo al 4 como base. Diría que el 70% es reciclado.

Algo que me parece digno de destacar y súper curioso, es que Final Fantasy es la única saga que no agregó absolutamente nada en ningún sentido. No hay ni una canción extra, ni un spirit, nada. De hecho, todos los personajes que hablaban japonés antes recibieron su doblaje al inglés, menos Cloud. Se ve que hubo algún tipo de negocio que salió mal, porque realmente es raro y deja a Square Enix mal parado. Piensen que Smash Bros. sigue sin tener al tema de Sephiroth entre sus 800 canciones, teniendo a Cloud y un stage de Midgar en el juego.

En conclusión, Super Smash Bros. Ultimate es un gran juego, como siempre. Súper divertido para jugar con amigos, ya sea online u offline. Sin embargo, es el primer Smash que va bastante flojo en el contenido para un jugador. No hay novedades de modos nuevos en el futuro, pero ojalá que hagan algo. De una u otra manera, el multiplayer realmente lo vuelve un must have para Switch, así que vayan corriendo a comprarlo.

El juego esta disponible en la Store de Argentina.

Avatar
Author Details
Sorry! The Author has not filled his profile.
Análisis
  • Super Smash Bros. Ultimate
    ObligatorioVeredicto

    En conclusión, Super Smash Bros. Ultimate es un gran juego, como siempre. Súper divertido para jugar con amigos, ya sea online u offline. Sin embargo, es el primer Smash que va bastante flojo en el contenido para un jugador. No hay novedades de modos nuevos en el futuro, pero ojalá que hagan algo. De una u otra manera, el multiplayer realmente lo vuelve un must have para Switch, así que vayan corriendo a comprarlo.

    Lo bueno y lo malo
      • Lo bueno
        • Gameplay divertidísimo
        • Miles de maneras de jugarlo
        • 74 personajes, 100+ escenarios, 800+ canciones
        • Online robusto y training mode completo
      • Lo malo
        • Single player bastante pobre
        • Square Enix no agregó nada de Final Fantasy
    Análisis Detalles
    Idiomas
    • Idioma
    • Interface
    • Audio
    • Subtitulos
    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…