Noahmund – Análisis

Sobre Noahmund – Análisis

De la mano de Square Enix Collective y previo Kickstarter, los malagueños de Estudio Ábrego nos traen un JRPG de corte clásico con un sistema de combate innovador denominado Motion Battle Chess, mezclando acción y estrategia. Previsto su lanzamiento para mediados de julio Noahmund vio retrasada su salida a la venta en Steam al 3 de agosto para, según sus creadores, solucionar algunos problemas técnicos. Desgraciadamente esos ajustes no han sido suficientes y el juego es a día de hoy un auténtico desafío, no solo por su magnífico sistema de combate, sino además, por la cantidad de bugs que el jugador tendrá que sortear para completar la aventura de Galina y sus compañeros.

Antes de que sigas leyendo una advertencia, este análisis se ha realizado hasta el capítulo 2 con algo menos de ocho horas de juego, donde bug del juego nos ha impedido guardar el progreso y por lo tanto realizar un análisis a juego terminado. (Ver vídeo)

 

En Noahmund encarnamos a Galina, una granjera huérfana que es acogida por el templo de la ciudad de Shinn donde se formará hasta ser una de las agentes de la ciudad, repleto de estereotipos de juegos RPG de corte japonés, el título no se queda en un mero homenaje al género, sino que, intenta hasta dónde hemos podido llegar, elaborar una narración propia. Sus personajes, especialmente Stalos y Ardalia, son una incógnita y animan al jugador a continuar con la historia para descubrir todo lo ocurrido a nuestros héroes, además Noahmund es valiente en su narración, arriesgándose a llevarnos a distintos momentos de la historia cohesionando el progreso en el presente con lo acontecido en el pasado, así por ejemplo, desde los campamentos podremos recordar la ciudad de Shinn y en el mercado de esta adquirir los objetos de equipamiento como armas, vestimentas y accesorios, siendo posible utilizar estos en el presente.

Desafortunadamente, en uno de estos recuerdos es donde comenzaron los problemas para llevar a cabo este análisis, pues en el templo de esta ciudad, si entrabamos en según que habitaciones no podíamos volver a salir, y como el juego usa un sistema de guardado por puntos (tendremos que llegar a un campamento y guardar allí) al reiniciar nuestra partida nos tocó remontar el juego desde un punto algo lejano en tres ocasiones, un fallo que sin dudas lastra la experiencia del jugador y que es especialmente flagrante.

Una de las grandes innovaciones que presentaba este título es su sistema de combate conocido como Motion Battle Chess, en él, el jugador deberá de manejar a uno de nuestros tres héroes en una suerte de tablero en el cual nos desplazamos por casillas y donde el combate tiene lugar en tiempo real, la idea es genial pues según sean nuestros ataques y los de nuestros enemigos tendremos que desplazarnos estratégicamente en este tablero teniendo en cuenta el rango de nuestros ataques, el tipo de daño y el tipo de enemigo al que nos enfrentamos. Además, el elenco de enemigos vistos hasta el momento fatal, es bastante amplio y con un gran número de combinaciones posibles. Sin embargo, la inteligencia artificial aliada deja bastante que desear, pues si bien podemos cambiar a tiempo real entre personajes y manejar al que deseemos, cuando el control pasa a manos de la computadora nuestros aliados muestran comportamientos prácticamente suicidas, obligándonos en muchos casos a tener que estar reviviéndolos una y otra vez o, incluso cayendo derrotados en bastantes ocasiones por cuestiones meramente aleatorias. En este punto hubiese sido deseable poder ajustar los parámetros de comportamiento de nuestros aliados eligiendo entre un perfil más o menos ofensivo.

La subida de niveles propia de un JRPG en este juego se realiza de forma automática, nosotros como jugadores no tenemos ningún control sobre que estadísticas podemos o no subir, esto no es malo per se, pero un poco peor es no tener ninguna referencia durante nuestra partida de cuanto nos queda para subir de nivel, de hecho los enfrentamientos con los enemigos es algo que se torna irrelevante por este motivo, al no obtener experiencia de ellos llega un momento que se puede optar por evitar el enfrentamiento porque, además, si caemos derrotados en nuestro combates tendremos que repetir hasta vencer o reiniciar nuestra partida desde el guardado anterior. Da la impresión de que la subida de niveles es algo totalmente guionizado y que no existe una estructura de estadísticas ni de build de personajes.

Descartada cualquier posibilidad de personalización de nuestras estadísticas, esta queda relegada al equipamiento y armamento que en este caso si podemos elegir de entre nuestras compras en el mercado de Shinn, en lo que respecta al drop de los enemigos y al looteo en los escenarios, se ciñe a elementos minerales o vegetales con los que podremos comprar equipo en un sistema de comercio basado en el trueque, según sea el objeto que queramos comprar tendremos que ofrecer una mayor o menor cantidad de recursos acorde a lo que nos indique el comerciante de turno. También en estos escenarios podremos encontrar cofres donde se pueden conseguir además de algunas estatuillas o pociones, las cuales son equipables en la cruceta para su acceso rápido durante el combate.

El diseño de los escenarios se ha realizado utilizando un recurso un tanto particular para el desplazamiento a través de ellos, tenemos un sistema de casillas y “tubos”, donde nos deplazaremos de casilla en casilla pulsando un botón, un sistema de desplazamiento un tanto agotador por lo repetitivo de la acción de pulsar el botón para moverse en una u otra dirección. Al tratarse de un juego que mira a la vieja escuela a lo ojos, en muchas ocasiones no se nos indica cual es el siguiente paso a tomar, sino que seremos nosotros los encargados de descubrirlo explorando los escenarios. Un sistema de desplazamiento libre hubiese sido más acorde a esta propuesta.

Por otro lado, al situarnos desde una perspectiva isométrica con cámara fija existen distintos “puntos muertos” en los escenarios donde no veremos a nuestros personajes ni lo que les rodea, en algunas ocasiones esto se siente como plenamente intencional, motivando al jugador a explorar los secretos del mapeado en busca de recursos, pero en otras deja la sensación de que es por falta de cuidado en el diseño, aunque bien es cierto que no es un punto especialmente criticable pues lastra en poco la experiencia y ocurre en puntos muy específicos.

El estilo visual recuerda a los Zelda de Nintendo 64 o DS, la paleta de colores utilizada es muy viva y alegre, agradable a la vista, se siente que se ha tenido un gran mimo en el diseño de cada uno de los personajes que, sin ser demasiado detallistas consiguen transmitir carisma y personalidad. Gran parte de la culpa de esto la tienen también los diálogos que se encuentran en perfecto castellano, y que a diferencia de sus referencias, en Noahmund no llegan a sentirse en ningún caso de relleno y suscitan constantemente un gran interés en el jugador por lo que se cuenta.

En su apartado sonoro, el juego consigue evocar a otros clásicos del género con composiciones agradables que acompañan bien los ratos de juego y la música en batalla es lo suficientemente rítmica para dotar a los enfrentamientos del punto de estrés necesario. Mención especial al tema central del juego “Cuando el Viento Sopla Azul” interpretado por Nuria Ortega y compuesta por Carlos Vallejo, precioso. Los efectos de sonido se muestran acordes a lo que ocurre en pantalla sin llegar a sobresalir en ninguno de sus aspectos.

En conclusión, Noahmund es un título valiente, con ideas innovadoras, una jugabilidad e historias entretenidas que puedes adquirir en Steam por 19,99€/19,99$ pero que, desde aquí te recomendamos no hacerlo hasta que los bugs que se encuentran en el juego no sean solucionados, pues mandan todo el buen trabajo realizado por Estudio Ábrego al garete, y hacen que el título sea difícilmente jugable a día de hoy. Deseamos que esto sea solucionado cuanto antes por lo meritorio de la obra.

Avatar
Author Details
Sorry! The Author has not filled his profile.
Análisis
  • Analisis Noahmund
    RotoVeredicto

    Noahmund es un título valiente, con ideas innovadoras, una jugabilidad e historias entretenidas que puedes adquirir en Steam por 19,99€/19.99$ pero que, desde aquí te recomendamos no hacerlo hasta que los bugs que se encuentran en el juego no sean solucionados, pues mandan todo el buen trabajo realizado por Estudio Ábrego al garete, y hacen que el título sea difícilmente jugable a día de hoy. Deseamos que esto sea solucionado cuanto antes por lo meritorio de la obra.

    Lo Bueno y Lo Malo
      • Lo Bueno
        • Sistema de combate innovador
        • Diseño agradable
        • Buena historia
        • Gran apartado musical
      • Lo Malo
        • Demasiados bugs que merman el progreso o rompen la partida
        • El sistema de exploración es agotador y repetitivo.
        • El leveo de nuestros personajes no se siente realista
    Análisis Detalles
    Análisis Tapa
    Tapa
    Idiomas
    • Idioma
    • Interface
    • Audio
    • Subtitulos
    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…