F1 2019 – Análisis

Cuando F1 2019 fue anunciado y se supo que la fecha de salida sería en junio, dos meses antes que su predecesor, hubo cierta preocupación por la posible pérdida de calidad que la falta de tiempo le pudiese dar. Por suerte, todos estos miedos quedan despejados después de conocer en profundidad este nuevo título de Codemaster, que cumple 10 años desde que desarrolla el videojuego oficial de la Fórmula 1. Más calidad y cantidad tanto offline como online que los títulos anteriores.

La principal novedad en el videojuego es la inclusión de una categoría que en la vida real gana cada vez más adeptos por su igualdad: la Fórmula 2. Este campeonato “telonero” de la F1 aparece por primera vez en un juego de la saga, después de ser uno de los deseos de los jugadores que ahora podrán empezar a experimentar la conducción de un monoplaza tal y como lo hacen los pilotos reales: con coches menos potentes, pero no por ello menos divertidos. Son más difíciles de coger el pulso que los F1 actuales, al tener menos grip con el asfalto por su falta de fuerza aerodinámica, pero a medida que haces kilómetros con ellos puedes empezar a disfrutar de su conducción.

Estos nuevos coches se han incluido en el modo carrera, aunque con un campeonato más reducido que el que se da en la realidad (al fin y al cabo, nos interesa llegar pronto a la “primera división” del automovilismo). En este modo, tendremos que lidiar con dos rivales ficticios que nos harán difícil la vida en el box. Uno, nuestro compañero de equipo y amigo, que hará las veces de confidente a medida que se desarrollan las carreras; otro, nuestro archienemigo, de un equipo rival y con el que saltarán chispas a media que avancemos en el modo. Aquí la F1 podría haber aprovechado la oportunidad de incluir a algunos de los pilotos que este año han dado el paso de la F2 a la F1 para introducirlos en la historia y hacer de nuestra experiencia algo más real. Conductores como Lando Norris, George Russell o Alexander Albon dieron el salto entre categorías y cualquiera de ellos podría haber tomado un papel protagonista en la historia del modo carrera. El juego nos da la opción de saltar directamente este campeonato por si quisiésemos llegar a la F1 cuanto antes, así que esta opción es la idónea para los impacientes.

Centrándonos en el modo Carrera, una de las nuevas características ha sido la de las transferencias y fichajes entre equipos. Esto nos da la oportunidad de ver, por ejemplo, a Sebastian Vettel y a Lewis Hamilton intercambiarse los asientos o incluso ver finalmente a Robert Kubica pilotar para Ferrari. Esto, junto con el desarrollo de las carreras, realmente hace que cada temporada del modo carrera se sienta única y hace que podamos completar todas las diez temporadas que nos ofrece el modo carrera.

Otra nueva opción en el juego es el reto “Senna vs. Prost”. Serán ocho los circuitos donde podremos competir como Ayrton Senna con su McLaren MP4/5B de 1990 o como Alain Prost en el Ferrari F1-90. Además de esto, se han añadido al juego otros coches clásicos, como el Ferrari y el McLaren de 2010. Un trabajo muy cuidado donde han diseñado el más mínimo detalle de estos monoplazas únicos.

En cuanto a la sensación de realismo, el paso que se ha dado en este videojuego para conseguirlo ha sido positivo. Destacamos el papel de la inteligencia artificial donde encontramos movimientos muy realistas en las luchas por posición que hacen de nuestra experiencia algo destacable, sin tener que tener miedo a reacciones raras. Tendremos una escala de dificultad que irá hasta el valor 110, así que no tendremos problema en encontrar nuestro nivel justo para divertirnos y que también sea una experiencia competitiva.

Pasando al modo de juego online, nos encontramos con el mismo problema de siempre: pilotos poco respetuosos que hacen que esta experiencia sea negativa en la mayoría de las veces. Por supuesto, Codemasters poco puede hacer al respecto, pero con su sistema de ranking a medida que compitas en carreras online se te irá juntando con pilotos de un nivel similar al tuyo… así que hay que armarse de paciencia en las primeras carreras para poder disfrutar mínimamente de este modo.

La personalización total del monoplaza, pudiendo diseñar nosotros todo el coche y escoger el diseño que más nos gusta es otra de las características incluidas este año y que están gustando mucho entre los jugadores. Además, se pueden desbloquear diseños  con la consecución de retos y ganando dinero dentro del juego. Esto es hace que nos motive la idea de jugar en modos del videojuego que en otras ediciones no tenían ningún tipo de interés.

Todas estas actualizaciones hacen que sea un poco más profesional el videojuego de cara a los Esports, donde la F1 ha apostado seriamente por ganarse un hueco. Además, para los que no sean suficientemente rápido como para enfrentarse a los mejores del mundo en la liga de la F1, se han creado otras ligas donde cualquiera puede unirse y participar con gente de todo el mundo.

El apartado gráfico es de los puntos más positivos de esta edición. Destacamos el efecto de la lluvia y del agua en las pistas, pero sobre todo la mejora de las iluminaciones en general y en el modo noche. La experiencia es muy inmersiva y nos va ser difícil distinguir entre la realidad y el videojuego en una carrera nocturna.

Con todo esto, F12019 promete ser uno de los ´títulos de conducción del año y podremos explotarlo sin aburrirnos durante toda la temporada.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…