Diablo III: Eternal Collection – Análisis

Es muy común que hoy en día muchos juegos consagrados despierten rumores de un nuevo lanzamiento en Nintendo Switch. Múltiples nombres resuenan, los fans de esas franquicias se ilusionan y saltan de alegría con la esperanza que su amado juego va a tener ese agregado que tanto cotiza hoy en día: la portabilidad. Este fue el caso de Diablo III, un clásico RPG de acción en tiempo real con vista isométrica, un título que es uno de los mayores exponentes del género y que cuenta con una comunidad de seguidores gigante, el cual llega a Nintendo Switch en una versión que aparenta ser la definitiva y que tanta gente se emocionó al darse cuenta que lo iba a poder llevar a todos lados.

Como siempre para comenzar es bueno hacer un poco de memoria y ver de dónde venimos. Diablo III es una entrega de la masivamente popular saga de Blizzard que tuvo su primer lanzamiento de Mayo de 2012 para PC y Mac. Desde el día uno fue un éxito rotundo acompañado por ventas, críticas muy buenas, y por una gran comunidad de fieles que tiene la franquicia. Sin embargo su estreno no estuvo exenta de controversias. La carencia de modos de juego esperados, faltas en el sistema de premios y cofres que en un principio que incluso se habían implementado con dinero real, fallos a nivel técnico, caídas en los servidores fueron algunos de los inconvenientes que Blizzard tuvo que enfrentar desde un primer momento.

Pero mucho tiempo ha pasado desde aquella época, y luego de varios ports y adaptaciones para diferentes consolas (PS3, PS4, Xbox 360, Xbox one), a lo largo de todos estos años los desarrolladores se han encargado de solucionar todos los problemas que tantos dolores de cabeza les habían traído, y a su vez aprovecharon a mejorar el juego significativamente. Es hoy en día que tenemos disponible en la Nintendo Eshop la mejor versión y a su vez la más completa de todas, Diablo III: Eternal Collection, que incluye no sólo el juego base sino también los dos DLC lanzados hasta la fecha y algún agregado exclusivo.

Diablo III es un RPG de acción con vista isométrica, y como uno de los mayores representantes en su género este título posee todo sus componentes característicos. Podremos crear a nuestro personajes eligiendo dentro de las 7 clases de combatientes disponibles, también podremos ir adquiriendo diferentes vestimentas, equipamientos y armas, iremos peleando y subiendo de nivel a nuestros personajes ganando nuevas habilidades. Asimismo podremos optar entre varios modos de juego entre los que destacan multiplayer local y online, e incluso para los amantes de juegos más clásicos y convencionales tendremos también un modo historia. Contaremos con mapas generados aleatoriamente, infinidad de enemigos y batallas y por supuesto mucha, muchísima acción.

En cuanto a la jugabilidad y control del personaje el título es excelente. Las mecánicas son muy cómodas, los controles responsivos, para los más novatos el modo historia es una buena manera de aprender a un ritmo lento las mecánicas del juego, para los más experimentados se puede elegir entre una amplia variedad niveles de dificultad que incluso algunos se irán desbloqueando, y/o lanzarse directamente a los modos online. Y hablando un poco del rendimiento, destaca por mucho el modo portátil que funciona de maravilla y da ese agregado que todos estábamos esperando. Llega a sorprender que en los niveles más abarrotados de enemigos donde reina el caos y los juegos de luces y poderes que esta versión funcione tan bien y no tenga ralentizaciones o pérdida de calidad como puede pasar con otros títulos en la consola. La realidad es que la gente de Blizzard hizo un excelente trabajo para portear un juego que ha envejecido muy bien y que podamos tenerlo en su máximo esplendor.

Esta versión del juego se titula Eternal Collection y nos trae todos los DLC salidos hasta la fecha (Reaper of Souls y Rise of the Necromancer), con algunos agregados especiales para Nintendo Switch basados en The Legend of Zelda. Vamos a poder conseguir un traje para nuestro personaje de Ganondorf, un cucco como mascota de compañía y un emblema con el logo moderno del Triforce. Cabe aclarar que estos agregados exclusivos para la versión de Switch son meramente estéticos por lo cual no tienen un impacto real en el juego, y son bastante menores como para generar una real diferencia con otras versiones. El verdadero valor de la Eternal Collection funciona más como una versión definitiva del juego, la más completa y con todo el contenido adicional incluido lanzado hasta la fecha.

Diablo III ha dividido a la crítica y los jugadores. En particular, se lo considera un juego que a la larga se torna repetitivo y monótono, en donde podremos pasar niveles apretando sólo un par de botones sin tener que pensar mucho y sin mucha versatilidad en su sistema de combate. En la web abundan los comentarios de jugadores que no encuentran atractiva su jugabilidad y en consecuencia se terminaron aburriendo y dejándolo. Pero la realidad es que el título es un muy buen exponente del género al que pertenece, y el mismo tiene sus particularidades. Si bien hay una reiteración en enemigos, peleas y objetivos, y posee características reiterativas como el llamado farmeo (hacer una y otra vez la misma tarea para obtener items) y la recolección compulsiva de recompensas, es algo típico del género en sí que un problema del juego, pero esto hace que se divida a los jugadores entre los que disfrutan de este tipo de sistemas y los que lo odian.

En conclusión, Diablo III: Eternal Collection es la versión más completa de un título que ya se ha consagrado como un clásico en el mundo de los videojuegos. El género puede que no sea para todos y algunos lo consideren más como un juego de nicho, para determinado tipo de jugadores y no para todo el mundo. Pero para los que les interese la experiencia de jugar un RPG de acción isométrico encontrarán en esta entrega uno de los mejores exponentes del género, en su versión más completa y a su máximo esplendor, con el gran agregado de poder llevarlo a todas partes y dedicarle cientos de horas de juego.

El juego está disponible en la Store de Argentina:

https://store.nintendo.com.ar/diablo-iii-eternal-collection

Análisis
  • Diablo III: Eternal Collection
    Muy BuenoVeredicto

    Es muy común que hoy en día muchos juegos consagrados despierten rumores de un nuevo lanzamiento en Nintendo Switch. Múltiples nombres resuenan, los fans de esas franquicias se ilusionan y saltan de alegría con la esperanza que su amado juego va a tener ese agregado que tanto cotiza hoy en día: la portabilidad. Este fue el caso de Diablo III, un clásico RPG de acción en tiempo real con vista isométrica, un título que es uno de los mayores exponentes del género y que cuenta con una comunidad de seguidores gigante, el cual llega a Nintendo Switch en una versión que aparenta ser la definitiva y que tanta gente se emocionó al darse cuenta que lo iba a poder llevar a todos lados.

    Lo bueno y lo malo
      • Lo Bueno
        • Versión más completa en la actualidad de un videojuego convertido en un clásico
        • Gran contenido, para jugar cientos de horas tanto online como local.
        • Portabilidad en un título que por su jugabilidad le sienta muy bien.
      • lo malo
        • El juego puede resultar repetitivo para los que no esten acostumbrados al género.
    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…