Cuphead: La vajilla no se rompió

Cuando me dijeron de hacer la review de Cuphead para Switch, tuve sentimientos encontrados. Es un juego que me gustó mucho, pero que ya había hecho review en su momento, soy una persona que no suele rejugar títulos ya finalizados. Pero el deber llamaba, así que me calce el joystick y este es el análisis sobre ésta versión. Para quienes nunca hayan escuchado sobre Cuphead, es un “Gun and Run” o “Bullet Hell”, género que nació con el clásico Contra y que también ha dicho presente en el gran Gunstar Heroes de SEGA. El título de Studio MDHR nos cuenta la historia de Cuphead y Mugman, dos hermanos que deben recuperar sus almas, tras haberlas perdido en una apuesta con el Diablo.

Grata fue mi sorpresa, y una de las primeras diferencia que encontré en está versión, al ver que era posible decidir si deseamos jugar con Cuphead o Mugman. Si bien a la jugabilidad no afecta en nada, ya que solo cambia la skin, esto era algo que en su lanzamiento no existía. La única forma de jugar como Mugman, era si jugábamos Coop y nos tocaba ser el segundo jugador. Esta opción no sólo se habilita al momento de iniciar una nueva partida, sino que también está disponible cuando abrimos el juego y elegimos continuar la.

Otra adición, pero considero que es para todos aquellos que les gusta terminar el juego al 100%, son los logros. Si bien hay varios que vamos a ir desbloqueando con el simple hecho de jugar / finalizar Cuphead, otros más complicados requieren la re jugabilidad del título.

Lo que sigue intacto es el apartado artístico. Si bien hay un claro homenaje a los dibujos animados de los años 30, Cuphead posee un cuidado hasta en el más mínimo detalle. Sin importar si estamos dentro de un nivel o paseando por alguna de las islas, todo está vivo. Mientras nos enfrentamos a un jefe podemos ver cómo los fondos tienen vida propia, las distintas islas y sus personajes, todos tienen algo para contar, darnos tips e incluso algunas monedas. Pero el arte de Cuphead no solo se queda en lo visual, la música que nos acompaña a lo largo de todo el juego es exquisita. El soundtrack completo son casi 3 horas de puro Jazz, diseñado específicamente para cada momento del juego.

Hablando un poco de la jugabilidad, Cuphead tiene una dificultad elevada, pero que no resulta imposible, sino más bien desafiante. Los Bosses repiten ciertas animaciones que nos permiten descifrar el tipo de ataque que van a realizar, pero este nunca va a seguir un patrón. Podemos enfrentarnos al mismo jefe 10 veces y cada enfrentamiento va a ser completamente distinto al anterior. Quienes se hayan enfrentado a King Dice entenderán lo que digo. Además de esto el título ofrece una gran variedad de habilidades y ataques para combinar que, dependiendo de nuestra selección, nos van a servir más o menos al momento de enfrentarnos a un jefe o de entrar en un mapa a juntar monedas. Mi recomendación, para disfrutar aún más del título, es que modifiquen los controles y utilicen los gatillos para usar el dash y los especiales.

Sin lugar a dudas Cuphead sigue siendo un juego excelente. Todos aquellos que no hayan tenido la chance de jugarlo en PC o en XBOX, deberían aprovechar que está en el store de Argentina por $552,90 y jugar esta nueva versión de Switch.

Análisis
  • CupHead
    NostalgicoVeredicto

    Sin lugar a dudas Cuphead sigue siendo un juego excelente. Todos aquellos que no hayan tenido la chance de jugarlo en PC o en XBOX, deberían aprovechar que está en el store de Argentina por $552,90 y jugar esta nueva versión de Switch.

    Ingresar
    Cargando…
    Regístrate!

    New membership are not allowed.

    Cargando…