Crash Team Racing Nitro Fueled – Análisis (PS4)

A punto de cumplirse 2 años del aterrizaje en PlayStation 4 de la remasterización de la trilogía original de Crash Bandicoot, el marsupial más famoso del mundo del videojuego vuelve pisando el acelerador con un juego cargado de contenido.

El original Crash Team Racing llegó hace 20 años de la mano de Naughty Dog y esta vez Activision, actual propietaria de los derechos de Crash ha confiado en los canadienses Beenox; conocidos hasta ahora por el desarrollo de varios Spiderman en la generación pasada y por haber colaborado en los Call of Duty Black Ops 3 y 4, para traernos de vuelta a Crash.

Crash Team Racing Nitro Fueled no es sólo un remaster de CrashTeam Racing, también añade contenido de la que fue su secuela Crash Nitro kart, recuperando varios circuitos de este juego.

El estilo artístico sigue la línea iniciada con Crash N. Sane Trilogy, que continuó Spyro y que también sienta a esta saga. Los circuitos, que en total superan la treintena, están repletos de detalles. En cada giro descubrimos algún detalle que se nos había pasado por alto en el anterior y nos incitan a jugarlos varias veces hasta descubrir todos sus secretos, ya sean guiños a personajes de la saga, algún atajo bien escondido…

Por otra parte las animaciones de los personajes tienen sus puntos fuertes, pero también débiles. De la misma manera que vemos como los personajes más grandes mueven sus piernas en los saltos para buscar su comodidad en los mismos, también se quedan estáticos al golpearse con los elementos fijos de los circuitos de manera muy poco coherente.

El juego corre a 30 fps, lo que a priori podría parecer un hándicap en un juego de velocidad. Pero en CTR nada más lejos de la realidad, en ningún momento sufrimos ralentizaciones, el juego funciona muy fluido y la sensación de velocidad está muy bien lograda. Incluso en el multijugador local con la pantalla dividida para 2 o para 4 jugadores en el juego no ha dado ningún problema, se mantiene estable y no pierde ni una pizca de su velocidad.

En Crash Team Racing Nitro Fueled la clave está en dominar los derrapes y con ellos generar el acelerón o turbo característico de la mayoría de juegos de karts. Los derrapes se realizan indistintamente con L1 o R1 en la versión analizada (PlayStation 4) y apretando el gatillo que no hayamos utilizado para el derrape en el momento preciso, nuestro kart recibirá un impulso que será clave para optar a las primeras plazas en unas carreras que llegan a suponer un buen reto en la dificultad normal y nos harán sudar la gota gorda este verano en el nivel de dificultad más alto de los 3 que presenta el juego.

Volviendo a los derrapes, en una esquina inferior de nuestra pantalla veremos una pequeña barra que nos marca el momento preciso de apretar el gatillo para recibir el turbo; operación que si realizamos de manera perfecta podremos repetir 3 veces consecutivas, lo que nos supondrá una gran ventaja. Eso sí, al principio nos resultará un poco más complicado de lo habitual dominar los derrapes debido a que los karts sufren un pequeño sobre viraje que en las curvas más cerradas se antoja algo excesivo, aunque es cuestión de tiempo llegar a dominarlo. Donde más lo sufriremos es en el aire, ya que al más mínimo toque de joystick nuestro kart gira demasiado,lo que nos ha hecho aterrizar en algún salto donde no queríamos.

El resto de mecánicas del juego cumplen a la perfección, aunque llama la atención el sistema de colisiones. Inexistente en el online, donde nuestros rivales parecen fantasmas cuando chocamos con ellos y en los modos para un jugador las colisiones con partes del circuito nos frenan de una manera un tanto extraña.

Los personajes disponibles se dividen en tres categorías: principiantes, intermedios y expertos. Los primeros son más lentos pero compensan con una mayor seguridad al girar pero en la práctica la única diferencia que hemos notado ha sido la diferencia de velocidad, cada vez mayor a medida que subíamos de categoría.

Como hemos comentado al inicio del análisis la virtud más destacable de CTR es su extenso contenido, que nos va a brindar un sinfín de horas de juego tanto en solitario como en compañía, a las que añadir las risas en el multijugador local con la pantalla dividida hasta para 4 jugadores.

El modo principal y más destacado es el modo Aventura. Aquí Nitros Oxide llega a la Tierra dándoselas de ser el mejor piloto de la galaxia y nos reta a vencerle o convertir a la Tierra en un parking. A lo largo de varias zonas que hacen su función del mundo central y que tienen cada una varios circuitos, vamos avanzando, siempre que ganemos la carrera, hasta llegar a él.

Este modo Aventura podemos jugarlo en el modo clásico o el modo Nitro Fueled. En el clásico repetimos la experiencia de CTR original dónde jugamos toda la aventura con el personaje que seleccionamos al inicio entre los 8 que tenemos disponibles. La dificultad en este modo clásico también viene establecida y no podemos cambiarla, además de tampoco podemos modificar nuestro kart. En cambio en el modo Nitro Fueled en cualquier momento podemos cambiar de personaje, incluidos los que vayamos desbloqueando a medida que avancemos y tenemos 3 niveles de dificultad, que podemos modificar a nuestro antojo.La última parte de la aventura en el nivel medio y la aventura completa en difícil es un bonito reto que hará disfrutar a los jugadores más experimentados.

En el modo Aventura nos encontramos con jefes finales que nos retan a carreras uno contra otro, y si queremos completar el juego entero debemos conseguir una reliquia en cada circuito y también encontrar las letras CTR repartidas por los mismos, estando bien escondidas a veces.Todo ello aumenta la rejugabilidad de cada circuito, terminando por aprendérnoslos de  memoria para lograr completar todos los retos. También tenemos en cada área el reto de recoger 20 cristales en algunos escenarios del modo batalla antes de que termine una cuenta atrás te acostumbras es más corta de lo que nos interesa.

Aparte de este modo Aventura nos encontramos con el modo Arcade, en el tenemos ya desbloqueados todos los personajes, más de docenas, podemos competir en los 18 circuitos de original, y también un buen número de los circuitos que aparecían en la secuela Crash Nitro Kart.

Dentro del Arcade tenemos los clásicos carrera individual, torneo, con 7 competiciones distintas y contrarreloj; todos con su modo espejo y los dos primeros con la posibilidad de hasta 4 jugadores simultáneos en pantalla partida. Completa el modo Arcade las batallas. Con sus 12 circuitos propios y 5 tipos de batallas distintos, destacando un curioso “Robar el Bacón”. Este modo batalla funciona muy bien, con una buena cantidad de opciones distintas y en el que todas ellas nos garantizan pasar un buen rato.

Para rematar el Arcade, tenemos las carreras por la reliquia dónde para lograrlas tenemos que batir el tiempo que nos proponen y para ello es indispensable recoger todas las cajas que podamos repartidas por el circuito.Al cogerlas el tiempo se congela durante 1, 2 ó 3 segundos. Los dos últimos modos de este Arcade son los desafíos CTR consistentes en reunir esas tres letras en cada circuito y a la vez ganar la carrera y el desafío de cristales en todos los circuitos del modo batalla. Y en todos estos modos de juego tenemos la opción de ir por los circuitos recogiendo manzanas hasta un máximo de 10. Estas manzanas nos aportan un extra de velocidad y cuando tengamos las 10 el Power Up del que dispongamos en cada momento tendrá una potenciación extra.

No nos olvidamos del Online. En este modo el juego mantiene su fluidez y sensación de velocidad. Una pequeña actualización recibida el mismo día del lanzamiento soluciono algún bug que tenía el juego pero que ya es historia, así que confiamos en los desarrolladores que se han comprometido en seguir mejorando el juego y esperamos que entre estas mejoras esté el sistema de colisiones de que hablamos antes. También esperamos que como ya han prometido añadan competiciones online, ya que de momento solo es posible realizar carreras sueltas.

El último modo de juego es el llamado Boxes, aquí podemos desbloquear desde personajes, karts, partes de los karts y multitud de extras para nuestro vehículo, pegatinas, pinturas de colores, etcétera. Muchos de ellos los iremos desbloqueando a medida que juguemos pero otros tantos habrá que comprarlos en los boxes, todo con las monedas que se nos otorgan después de cada carrera o batalla ya sea online o no. Todos los extras para nuestro kart son únicamente estéticos, no tienen incidencia en las carreras y van cambiando día a día. Conseguirlos todos pueden suponer un buen aliciente para seguir jugando, y más sabiendo que todo el contenido se consigue jugando y no hay ni un solo micro pago.

Para completar el título, tenemos el apartado sonoro. Las voces y los efectos cumplen a la perfección y, especialmente el sonido del motor de los karts, y las melodías sin ser ninguna excesivamente pegadiza nos acompañan en todo momento. Para los más nostálgicos tenemos la opción de jugar el juego completo con las melodías originales lo que hará las delicias de los fans más acérrimos de la saga.

En resumen Crash Team Racing Nitro Fueled es un gran juego para disfrutar sobre todo con nuestros amigos, al que dedicaremos muchísimas horas y a pesar de contar con ciertos defectos en su jugabilidad, con el tiempo nos hacemos a ellos, olvidándonos y exprimiendo así un juego de karts que promete ocuparnos una muy buena cantidad de horas.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…