Baba is You – Análisis (Switch)

Los límites que cada uno nos establecemos en nuestra son en muchas ocasiones simples barreras para no sufrir más de la cuenta. Ya sean físicos o intelectuales, todos tenemos ese umbral de dolor delimitado y del que procuramos nunca pasar. Los videojuegos opino que pueden ser un medidor bastante preciso de los límites de la paciencia, la constancia y, más que de la inteligencia, del pensamiento lateral. Nos ayudan a saber y expandir nuestros límites, estimulándonos con una historia, unas mecánicas o simplemente por acabar lo empezado.

El caso de Baba is You es uno de esos juegos que seguro nos van a poner a prueba. Sus gráficos no son llamativos, ni incluso se podrían calificar de bonitos, y sus mecánicas son simples. La satisfacción viene simplemente de resolver puzles con lógica y con el antes mencionado pensamiento lateral. Jugándolo no me puedo llegar a imaginar la ardua tarea que ha tenido que ser programar el juego, valorando todas las variables y colocando los elementos de tal forma que todo converja en un rompecabezas perfecto. Su creador es un finlandés, lo cual en España ya despierta cierta idolatría mitológica, llamado Arvi Teikari que en 2017 participó en una jam de videojuegos. El tema de la jam era ‘Not there’ y de este caldo de cultivo nació Baba is you, una idea que se basa en la programación pura. Establecer reglas programáticas para que todo funcione en un ecosistema estable, sin fugas.

En la mayoría de niveles comenzaremos siendo Baba, un animalillo blanco parecido a un conejo. Nos movemos por varios mundos rellenos de fases. Cada una de estas fases es un puzle en el que no se nos explica nada, simplemente tendrán un título que no ayuda realmente en su resolución. El camino para resolver los puzles será combinar cubos de verbos, palabras y conjuntivos para crear las reglas que nos permitan ganar. Entre estos condicionantes siempre estará el verbo [WIN] y el pronombre personal [YOU]. A partir de ahí cualquier cosa es posible, teniendo que buscar el modo de que las reglas funcionen. Entrarán en juego condiciones como [WALL IS STOP] o [WATER IS SINK] que nos harán la vida más difícil, siendo algunas accesibles para cambiar las reglas y otras inaccesibles por cómo están colocadas en el mapa. Las reglas las modificamos empujando esos cubos y combinándolos para que establezcan algo distinto, siempre que tenga sentido. ‘Moriremos’ cuando toquemos algo que vaya con el verbo [DEFEAT] o [DEATH], por ejemplo [LAVA IS DEFEAT], o si nos quedamos sin nada que controlar y se produce una incoherencia programática. El más común es [BABA IS YOU] muevo uno de esos cubos y la regla se rompe. ¿Fin de la partida? Ni mucho menos, este juego no te castiga, por lo menos en ese sentido. En cualquier momento puedes deshacer tus movimientos uno a uno a lo CTR+Z e intentar algo distinto sin límite. No hay vidas, no hay puntuaciones. Sólo tú y un puzle que espera a ser resuelto.

La relación de la mayoría de jugadores con Baba is you va a ser eso, una relación en su definición más terrenal. Amor y odio, momentos de entusiasmo y días de hastío y aborrecimiento. En raros casos va a ser uno de esos entretenimientos que no sueltas hasta verlo completado. Es por ello que la versión en switch, o incluso en móvil si algún día se animan a lanzarlo, es más recomendable en mi opinión. El juego en ningún momento te va a urgir a tomar una decisión, sino que te vas a sorprender estando varios minutos mirando a la pantalla calibrando en tu mente una posible solución sin haber hecho un solo movimiento. Porque la mayoría de los puzles se resuelven con unos solos pasos, el problema es dar con ellos.

A pesar de poder ser desesperante por su dificultad es, a la vez muy gratificante cuando conseguimos resolver alguna de sus fases, y afortunadamente algo benévolo. La estructura de los mundos que se nos van abriendo nos dejan la posibilidad siempre de elegir 3 o 4 fases distintas, por lo que si nos quedamos atascados en uno de ellos siempre podremos intentarlo con otro y volver más adelante o con la mente más despejada. En el momento en el que consigamos resolver unos cuantos se nos abrirá otro mundo, con fases principales y algunos ‘bonus puzle track’ con planteamientos más curiosos.

Gráficamente no es un juego que podamos denominar de muy  atractivo. Un pixel art simple, con fondos negros y una paleta de colores limitada. Baba tiene unos movimientos sencillos pero efectivos, con animaciones limitadas. Le podría haber sentado bien un apartado artístico más trabajado, sin haber cambiado nada estructuralmente. Porque el juego seguiría funcionando igual de bien incluso con gráficos todavía más simples. Su esquelético pixel art no debería ser un problema para ningún jugador una vez que su cabeza se adentre en su mundo y se obsesione con combinar la palabra WIN con algún elemento alcanzable. La música peca un poco de lo mismo, intenta meterte más en el puzzle pero es totalmente prescindible. Yo aprovechaba momentos jugando a Baba is you para tener otra cosa de fondo que me ayudara más a pensar o pudiera simultanear con el juego.

Una de esas sorpresas que aparecen todos los años, la sombra de Baba is You va a proyectarse mucho más allá de las típicas listas de ‘los indies imprescindibles de 2019’ para ser una de las referencias en juegos de rompecabezas, que seguro que influye en futuras propuestas de este género.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…