Análisis My Friend Pedro – Matar no es sufiente

“Matar no es un crimen. Matar es un arte” dice el protagonista del cómic Yo, asesino en su primera viñeta. Muchos asesinos en serie se han considerado a sí mismos artistas durante la historia, no les valía matar de cualquier manera. Encontraban en el sufrimiento ajeno una forma de expresarse y de dar a conocer al mundo lo que sentían, apoyados obviamente en su falta de empatía. También para el resto del mundo los asesinos en serie son figuras atrayentes, y mucho más hoy en día con cientos de documentales y series dedicadas a sus figuras. Desde Charles Manson hasta Ted Bundy u otros de ficción como Dexter Morgan acumulan miles de fans que lo quieren saber todo de ellos.

Con esta misma premisa del asesino molón, pero con un enfoque mucho más desenfadado, nos presentaba Devolver digital en el E3 2018 My Friend Pedro. Del desarrollador Deadtoast Entertainment junto con Devolver, la distribuidora que se ha ganado el título de más irreverente y gamberra del mercado, nos llega este Shoot ‘em up donde lo importante no es matar mucho, sino matar bien y con estilo.

¿Por qué My friend pedro?

Lo primero que os estaréis preguntando es, ¿Por qué My Friend Pedro? ¿Quién es Pedro? El origen del nombre es una anécdota divertida que nos contó el propio desarrollador en la feria de Los Ángeles del año pasado. El título se iba a llamar Blacklist en un principio, debido a que eres un asesino que va a por peces gordos y capos de la mafia que forman parte de tu lista negra, pero durante el desarrollo varias producciones famosas usaron este título (la más conocida la serie Blacklist) y el autor decidió cambiarle el nombre. En aquella época vivía en Brasil con su novia, la cual no dejaba de hablarle de “My friend Pedro”. De tanto escucharlo decidió que podía ser un buen título para el juego, y damos fe de que está en línea con el tono surrealista de la obra en general.

La historia no necesita darnos una gran premisa para que empecemos a matar como locos a todo lo que nos encontramos. Somos un asesino enmascarado que escucha en su mente a una banana psicópata (no le busquéis la explicación) y que nos incita continuamente a seguir matando. Tienen su gracia las frases que nos va soltando la banana, eso no podemos negarlo. Una vez matados los primeros mafiosos ya estamos metidos en el barro y deberemos huir hacia delante hasta salvar nuestro pellejo y de paso enterrar a Mitch el Carnicero y compañía. Una historia que simplemente sirve de excusa para enfrentarnos a 40 niveles distribuidos en 5 mundos, con mucho humor y distintas formas para acabar con nuestros enemigos.

Acción sin descanso

El éxito de la fórmula Hotline Miami está en My Friend Pedro pero con rasgos distintos. De esta fórmula coge que no terminamos de matar a un enemigo y ya tenemos otros dos disparando desde distintos sitios. El juego no te da ni un segundo de respiro. Por otra parte es un Yo contra el barrio de scroll lateral en el que no tenemos tanto la sensación de control de nuestro personaje, de hecho nos dará la sensación al principio hasta de que nos movemos lentos. Esto es porque usaremos mucho el salto, y en ese momento el personaje se tira su tiempo para girarse y gustarse a su modo. La clave no va a ser hacer coberturas perfectas ni terminar sin recibir un solo golpe. My friend Pedro no está hecho para eso. Nosotros vamos a ser esponjas de balas, pero al contrario que nuestros enemigos no moriremos tan fácilmente y tenemos, por supuesto, mucho más estilo al disparar. Las primeras fases se centrarán en enseñarnos a disparar, dirigiendo nuestra pistola con el stick analógico derecho sin que haga falta que apretemos ningún botón de apuntado. El personaje tiene siempre lista su arma para que nosotros sólo tengamos que apretar el gatillo. Aprenderemos a saltar entre paredes para ir ascendiendo, rodando por sitios que de otra forma no podemos pasar y usando el doble arma. Esta es una técnica que nos va a salvar más de una vez y que, además, queda muy bien en un gif para twitter todo sea dicho. Con el L2 fijamos un blanco y con el stick derecho apuntamos al segundo, disparando ambas armas a la vez. Estas técnicas, junto con la ralentización del tiempo a lo Matrix pulsando L3, son las principales que nos va a dar el juego para molar.

El juego hace muy bien el enseñarnos a usar todas las mecánicas que pone a nuestra disposición: usar sartenes y señales de tráfico para que reboten las balas y matar enemigos, balones de baloncesto o cuerpos desmembrados para patearlos o granadas para hacer volar todo por los aires. Conforme avanzamos vamos a encontrar niveles especiales que funcionan como bosses finales y que van a romper la dinámica de avanza mata mata mata. Una persecución en moto o una caída libra va a servir de desengrasante cuando nos parezca que el juego cae algo en la monotonía. Todos los elementos que se nos presentan en My Friend Pedro se van sumando nivel tras nivel y llegamos a las fases finales con unos escenarios en los que se iguala el plataformeo con el shoot ‘em up, gracias a láseres que se mueven a lo crash bandicoot, ganchos por los que deslizarnos y saltos más exigentes.

Una vez completemos los 40 niveles del juego y su historia, la cual habrá a gente que no le interese mucho pese a sus toques de humor, el reto va a estar en superar la puntuación que nos dan al acabar cada nivel. Las calificaciones que podemos conseguir, además de la numérica, son C, B o S que vendrán acompañadas de una coletilla de nuestra banana preferida en tono de burla, como “C” de Calamidad o “B” de Bah. La calificación numérica nos va a servir para ver cómo nos colocamos en el ranking mundial o de nuestros amigos, los cuales van separados en las tres dificultades del juego (normal, difícil o demencial).

Técnicamente correcto

Gráficamente el juego cumple y es estable, cosa muy importante para el género shooter. Los escenarios y los enemigos pueden ser repetitivos durante toda la longitud del juego, y en este caso echamos de falta elementos que le den más variedad a cada nivel. El aspecto gráfico no es un punto por el que nadie vaya a jugar a My Friend Pedro, pero los diseños de niveles sí hacen todo lo posible por sorprender y no aburrir al jugador. Pasillos en los que es necesario agacharse, trampillas que hay que romper botones que debemos activar, etc. Pese a la poca variedad de elementos, los diseñadores han hecho un buen trabajo en este aspecto.

La música también cumple, con el género techno presente en todos los niveles. Aquí personalmente echo en falta el uso de otro género que contraste más con el juego, como por ejemplo usan algunas películas de acción como Kingsman con la escena del tiroteo en la iglesia al ritmo de Free bird de Lynyrd Skynyrd. Algo de rock o rap hubiera sido un buen contrapunto musical en este juego en el que es todo acción.

My friend Pedro es un juego divertido, que cumple como shooter y gana mucho en sus niveles finales al integrar más el plataformeo. Una pena que esto ocurra sólo en unos pocos niveles y a algunos jugadores pueda parecerles el juego repetitivo. Desde luego la Switch es la consola ideal para jugarlo y donde más se va a disfrutar, aunque también está disponible en PC. Un juego más para el buen catálogo de indies de este año y en particular de Devolver Digital.

Ingresar
Cargando…
Regístrate!

New membership are not allowed.

Cargando…